¿Cómo afecta la luz ultravioleta a los ojos de los niños?

Luz ultravioleta

¿Cómo afecta la luz ultravioleta a los ojos de los niños?

La luz ultravioleta (UV) procedente del sol está compuesta por diferentes longitudes de onda. Sin embargo, aunque la atmósfera terrestre bloquea el UV-C que es el más dañino, estamos expuestos a la radiación del UV-A y del UV-B.

Debido a la exposición a dichas radiaciones nocivas, especialmente en verano, es necesario extremar las precauciones.

Concretamente, es conocida la necesidad de proteger la piel de la exposición a la luz ultravioleta mediante cremas con factor de protección adecuado. Sin embargo, no sólo debemos de extremar la precaución mediante cremas solares, sino que además es necesario proteger la visión mediante gafas de sol homologadas con filtro a la luz ultravioleta.

Los adultos no son el único grupo de la población que debe escoger una gafa de sol adecuada, ya que los niños también son igual o más vulnerables a la exposición al ultravioleta. Precisamente, debido a la importancia de proteger los ojos de los niños de la luz ultravioleta, desde Natural Optics proporcionamos algunos consejos y recomendaciones.

¿Cómo se deben proteger los ojos de los niños?

Los ojos de los niños son más vulnerables la luz ultravioleta que los adultos, debido a que en el interior del globo ocular existe una lente conocida como cristalino que no bloquea dicha radiación de igual forma en la edad infantil.

Una gran exposición de los niños al ultravioleta provoca que la retina esté más expuesta al daño nocivo que puede provocar dicha luz, del mismo modo que puede ocurrir en otras estructuras del globo ocular.

Para prevenir el daño que la luz ultravioleta puede inducir, desde Natural Optics resaltamos la necesidad de proteger los ojos de los más pequeños en las playas mediante gafas de sol homologadas adquiridas en los establecimientos ópticos.

Las gafas de sol, homologadas

Adquirir gafas de sol para los niños en establecimientos ópticos autorizados garantiza que el óptico-optometrista proporcione el mejor asesoramiento en la elección de la montura, de las lentes oftálmicas, como de su material, entre otros…

Sin embargo, si las gafas de sol no se adquieren en establecimientos debidamente autorizados, se estarán exponiendo los ojos de los niños a los perjudiciales efectos nocivos de dicha radiación, debido a que, al no cumplir con la normativa vigente europea, las lentes nada más conseguirán reducir la iluminación y no filtrarán la luz ultravioleta.

Por el contrario, adquiriendo las gafas en los centros Natural Optics ubicados por toda la geografía española, te garantiza que nuestros profesionales de la visión te proporcionarán consejos para el cuidado de la salud visual de los niños. Así, por ejemplo, es recomendable la utilización de gafas que cubran la mayor parte del campo visual de los más pequeños, como también el uso de gorros o viseras para reducir su exposición. Además de los consejos anteriores, es aconsejable evitar las horas centrales del día, cuando la exposición a la luz ultravioleta es notablemente superior.

¿Cuándo empezar a usar gafas de sol en niños?

Aunque nunca es muy pronto para que un niño, incluso un bebé, utilice gafas de sol, durante los primeros meses es difícil que las tolere. A esta edad, las capotas de los cochecitos y sillas, así como el uso de sombreros pueden ayudar y ser suficientes para proteger los ojos de los pequeños.

En general, un niño a partir del primer año, cuando ya camina y es capaz, debería utilizar gafas de sol pues, aunque las gorras o sombreros pueden ayudar a protegerlos, no protegen de la parte de la radiación que se filtra en sus ojos.

No hay comentarios

Publica un comentario