5 TIPS para cuidar tus ojos en primavera

Cuidar tus ojos en primavera

5 TIPS para cuidar tus ojos en primavera

El polen, los ácaros en el ambiente, las primeras salidas al aire libre… la primavera es tiempo de reflote de alergias, en especial de aquellas cuyos síntomas afectan a la vista. Por este motivo, hay que prestar especial atención a cómo cuidar tus ojos en primavera.

Picazón, lagrimeo excesivo, ojos rojos, secreción, inflamación o edema en los párpados son algunos de los indicios de la conjuntivitis alérgica e incluso aquellos que no la han sufrido antes pueden llegar a tenerlos en algún momento. Pero, además, en esta estación en la que tendemos a pasar más tiempo en el exterior, debemos tener cuidado también con la exposición de los ojos a los rayos solares, que comienzan a ser intensos, o con ciertos ambientes que propician el síndrome del ojo seco.

En este blog, te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a cuidar tus ojos en primavera y mantener una salud visual óptima. ¡Sigue leyendo!

Alergias de primavera, ¿qué síntomas induce en la visión?

Con la llegada de la primavera es frecuente que se puedan producir determinadas alergias por el polen del ambiente. Lógicamente afectarán a nuestro bienestar, y en determinadas ocasiones igual es necesario acudir al especialista. No obstante, existen diferentes tipos de alergias en primera.

Algunas de ellas pueden ser cutáneas o afectar a la respiración entre otras… Y es precisamente la rinitis alérgica una de las más frecuentes que se suele manifestar en la población. Pero, incluso las alergias de primavera en esta época del año pueden manifestar también síntomas en la visión. ¿Y qué hacer si se perciben síntomas de alergia ocular? ¿Cómo actuar y qué medidas de precaución tomar? Precisamente, desde los centros de optometría Natural Optics ubicados por toda la geografía española os proporcionamos información sobre cómo afectan las alergias de primavera en la visión.

La presencia de alergia ocular en la primavera puede inducir la conocida como conjuntivitis alérgica. Se caracteriza por producir un enrojecimiento ocular (ojo rojo). Si se manifiesta, será necesario acudir al oftalmólogo para que examine los ojos como especialista de la visión. Así mismo, la primavera puede producir otros síntomas en la visión como sequedad ocular. De hecho, también se le conoce como ojo seco. Y entre algunas de las molestias por los que se caracteriza es porque se percibe sensación de arenilla en los ojos. Ante dichas situaciones, es importante no frotarse los ojos. Además, se recomienda la utilización de lágrima artificial para poder lubricar mejor los ojos. De hecho, los geles lubricantes con ácido hialurónico son más aconsejables porque mantienen la lágrima durante más tiempo.

Incluso, si te adaptas lentes de contacto para ver nítido y padeces alergias de primavera en los ojos es conveniente que sigas unos consejos. En realidad, ante cualquier sensación de molestia ocular por alergias si usas lentes de contacto visita a tu optometrista. En primer lugar, si percibes molestias no te adaptes las lentes de contacto. Siempre espera hasta que el profesional de la visión te revise los ojos. Y recuerda tanto si utilizas lentillas como si no te las adaptas cuidar los ojos con una buena higiene.

TIPS para cuidar tus ojos en primavera

Higiene e hidratación ocular

Una correcta higiene e hidratación utilizando baños oculares, suero fisiológico o lágrimas artificiales es fundamental para tus ojos. Aumentar el parpadeo favorece la producción de lágrimas de una forma natural, lo que ayudará a evitar la sequedad producida por los cambios medioambientales y la presencia del polen, y con ello posibles lesiones como la blefaritis. No te toques los ojos con las manos sucias ni te vayas a la cama sin desmaquillar toda la zona ocular. Aunque sientas picor, evita frotarte los ojos. Solo conseguirás que se irriten más.

No te automediques

Rojeces, picores, lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz e inflamación son algunos de los efectos de las alergias primaverales en los ojos. Los descongestionantes oculares que llevan antihistamínicos ayudan a reducir esos síntomas, pero deben limitarse a prescripción médica, dado que podrías sufrir patologías como sequedad o visión borrosa. Acude al oftalmólogo y/o al alergólogo para confirmar que se trata de una alergia y que el especialista te marque las pautas y el tratamiento más adecuado para ti.

Cuida tu alimentación

El ojo necesita protegerse de su tendencia natural a la oxidación y su sobreexposición a la luz, por lo que es muy beneficioso incluir en nuestra dieta frutas, verduras y alimentos ricos en omega-3 y ácidos grasos -como zanahorias, arándanos, nueces de macadamia, espinacas y pimientos, entre otros- para prevenir la aparición o el incremento de posibles patologías asociadas a la visión como el síndrome del ojo seco.

Limita las actividades al aire libre

En los días de mayor polinización, los parques y zonas con contaminación son el peor enemigo de tus ojos. La concentración del polen en el aire no es la misma en todas las horas del día, por ello, se aconseja elegir para hacer deporte aquellas horas en las que la concentración es menor, entre las 11 de la mañana y las 6 de la tarde.
Debes procurar también mantener cerradas las ventanas de casa y las del coche, donde es conveniente renovar los filtros del aire. Hay que poner, además, especial cuidado con la limpieza de alfombras, cortinas, peluches y fundas de sillones, más aún si tienes mascotas. Recurre a paños húmedos para limpiar el polvo y usa la aspiradora en vez de la escoba para barrer.

Gafas de sol, imprescindibles

En el exterior usa siempre gafas de sol homologadas y con garantías de calidad, ya que defienden los ojos de la polinización y de los rayos de sol, previniendo las enfermedades oculares típicas de la temporada. Unas buenas gafas de sol mantienen nuestros ojos sanos.

Si usas lentes de contacto, intenta no llevarlas durante un tiempo prolongado para dar un respiro a tus ojos. Opta por las gafas o por lentillas de materiales transpirables que mantienen los ojos oxigenados de forma constante.

No hay comentarios

Publica un comentario